En Finales felices, Noticias

El pequeño Hope apareció bajo un coche en Vilagarcía. Estaba chillando y era muy chiquitín (unas tres semanas). Una casa de acogida lo rescató, y unos voluntarios lo acogieron y lo alimentaron a biberón. Estaba en tan mal estado que en principio no se contaba con que sobreviviera. No queda nada ahora de aquel gato que llegó a nosotros minúsculo, deshidratado, enfermito…¡Aquí lo tenéis! Enorme y apuesto.

Nos cuenta su familia que le chiflan los espacios reducidos, como podéis ver… También los peluches de los niños y batas o mantas de tacto suave y pelo largo…Y vigilar a los niños durante su baño… ¡Un día de estos se lanza y los acompaña! ¡Es todo felicidad, y nosotros nos alegramos enormemente!

¡ADOPTA, NO COMPRES!

Publicaciones recientes