Le informamos que este sitio web instala cookies propias y de terceros al navegar por sus páginas con el fin de facilitar su navegación y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso e instalación. Acepto más información
Facebook

10 Curiosidades acerca de los Perros que quizás no conocías

23-11-14

1) El sentido del olfato de los perros es 100.000 veces más agudo que el de la personas.

Mientras que el ser humano solo dispone de alrededor de 5 millones de receptores olfativos en su nariz, los perros multiplican por 40 las capacidades del hombre en este aspecto, es decir, más de 200 millones. Una ventaja a la que añaden también el llamado órgano vomeronasal, el cual mejora aún más sus capacidades olfativas. Un ejemplo de su gran ventaja es que pueden olfatear un área de un metro y medio por los solo cinco centímetros cuadrados de los humanos.

2) A los perros no les gusta la lluvia porque el sonido amplificado hace daño a sus oídos que son muy sensibles.

Al contrario de lo se piensa, a los perros no es que no les guste salir a la calle cuando llueve por temor a mojarse, lo hacen porque el sonido de la lluvia es mucho más fuerte en sus oídos que en los nuestros. Cuando tu perro se mueve a través de la lluvia, sus oídos llevan a cabo un cambio de presión barométrica parecida a la que sentimos las personas durante los viajes en avión.

3) Los perros son capaces de aprender un amplio vocabulario.

Los perros pueden entender hasta 200 palabras por término medio, aunque algunos son capaces de aprender 400. Además, tienen la capacidad de contar hasta cuatro o hasta cinco, y poseen conceptos básicos de aritmética que les permite detectar errores en sumas sencillas como 1+1=3 y entender habilidades matemáticas como el recuento y la secuenciación. Por si fuera poco, son capaces de engañar a otros perros y a los humanos para conseguir recompensas, otro signo claro de inteligencia. También aprenden por sí solos cuál es el mejor camino para llegar a un determinado sitio o cómo manejar máquinas simples.

4) Los perros pueden leer nuestro rostro.

Los perros saben si estás contento, dubitativo, triste, etc…tan sólo con mirarte a la cara. Junto al ser humano, son los únicos animales, que son capaces de leer las emociones que transmitimos con nuestro rostro. Es más, pueden verse afectados por ellas y sentirlas. Cuando los perros se dan cuenta que el humano se encuentra llorando de inmediato inician contacto físico con el propósito seguro de confortar o consolar a quien parece de tristeza. Al ocurrir indistintamente tanto con sus amos como con desconocidos, se comprueba que es verdadera empatía y no es una búsqueda de recompensa como tampoco efecto de la curiosidad.

5) La nariz de cada perro es única.

Las líneas junto con la forma de sus orificios nasales, componen su huella nasal. Al igual que los seres humanos pueden ser identificados por sus huellas dactilares, los perros pueden ser identificados por la huella de su nariz. Algunas empresas en los Estados Unidos han adoptado imprimir la nariz del perro como una forma común de identificar perros extraviados.

6) Los perros sudan por las almohadillas de sus patas.

Los perros también sudan pero en vez de hacerlo por la piel como nosotros, lo hacen a través de las almohadillas de sus patas. Ello explica que, cuando el animal tiene calor, sea normal que deje un rastro mojado en las baldosas o en otras superficies lisas que pisa. Es su transpiración. Puedes comprobarlo tú mismo la próxima vez que veas que tu perro tiene calor.

7) Los perros pueden sufrir depresión.

Los perros pueden deprimirse porque algo ha cambiado en su rutina habitual, como puede ser el retorno de unas vacaciones, la llegada de otro perro o un bebé al hogar, una mudanza, un cambio en la rutina de su amo, la pérdida de un animal de compañía o de un integrante del hogar, la vivencia de una situación estresante como el enfrentamiento con otro perro, o incluso los cambios en el clima como la llegada del invierno. Normalmente lo solucionaremos mejorando la atención que le prestamos, dedicarle tiempo y mantenerlo ocupado.

8) Los perros se enamoran.

Cuando interactúa con los seres humanos y otros perros, el cerebro de los perros segrega oxitocina, la misma sustancia que el nuestro cuando estamos enamorados. Este “interruptor amoroso” presente en humanos y canes se activa por ejemplo cuando acariciamos a nuestras mascotas, fortalece el apego y las emociones, mientras que reduce la sensación de estrés.

9) Cuando los perros aúllan, siguen un instinto básico.

Es decir, que aúllan como herencia recibida de sus ancestros los lobos, y en su memoria genética está grabado a fuego ese sonido poderoso y ancestral. El aullido funciona de forma muy similar a los ladridos, los gruñidos o los gemidos, es sencillamente otra forma de comunicación verbal. Los perros aúllan para llamar nuestra atención o bien la de otros perros, para hacer contacto con cualquiera de estos o bien para advertir su presencia.

10) Los perros tiene el doble de músculos para mover sus orejas que las personas.

El humano tiene 9 músculos para mover sus orejas, aunque la mayoría sólo utilicemos 1 o 2 de estos; el perro, por su parte, tiene 17 músculos. Los perros pueden oír sonidos a una distancia de 225 metros así que no les chilles, te oyen perfectamente.


Ver animales en adopción

Asociación Protectora de Animais de Vilagarcía de Arousa - Tel. - Contactar Bambú cms