Le informamos que este sitio web instala cookies propias y de terceros al navegar por sus páginas con el fin de facilitar su navegación y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso e instalación. Acepto más información
Facebook

Mi perro tira de la correa...

07-02-15

Uno de los problemas más comunes que nos encontramos es que muchos perros tiran de la correa y eso convierte los paseos en algo horrible.

Pasear con un perro que constantemente va tirando de la correa es terrible, es agobiante. Lo que debería ser un paseo relajado con nuestro mejor amigo se convierte en un tira y afloja, en un ir y venir de correcciones sin éxito, en un dolor de brazos para nosotros y en una salida estresante para ellos.

El primer error que cometemos es que quizás no entendamos por qué el perro tira de la correa ¿por qué lo hace? Hay diversos motivos que pueden hacer que el perro tire de la correa, veamos:

  • Porque cuando lo hace, consigue su objetivo. Tú le sigues.
  • Porque andar con la correa tirante duele, le dificulta respirar e intenta escapar de ella alejándose.
  • Le gritas constantemente, le haces cosas desagradables, así que intenta estar lejos de ti tirando de la correa.
  • Puede tener exceso de estrés, lo que no le permite ir despacio e intenta reaccionar con todo.
  • Puede tener miedo, e intenta escapar de sus miedos. Ir deprisa le ayuda a sentir menos miedo.
  • Le das tirones de la correa, pero para dar un tirón, primero aflojas y el perro ha aprendido que la correa floja anticipa un tirón, por lo que intentará mantenerla tensa.
  • Usas una correa extensible (Flexi) que va siempre tensa y es incómoda para el perro. El perro no puede aprender a ir con la correa floja a no ser que utilices el freno que incorpora y la bloquees.

Si hemos detectado que el perro tira por estrés o miedos, lo primero que deberíamos hacer es reducir gradualmente ese estado.

Para enseñar al perro a pasear sin tirar de la correa, el material más adecuado sería:

  • Una correa larga, de 2,5 metros o más.
  • Preferiblemente un arnés o si no, un collar ancho y acolchado.
  •  En el caso de que sea un perro grande con más fuerza que nosotros, un “sense-ible harness” o similiar puede ser de gran ayuda.

Intentaríamos comenzar el trabajo en una zona tranquila, con pocos elementos distractores que luego iremos aumentando gradualmente. Las sesiones al principio deberían ser cortas (5 o 10 minutos).

Técnicas para enseñar al perro a no tirar de la correa.

1. Girar 180 grados y cambiar de sentido en cuanto el perro nos adelante invitándole a seguirnos con un gesto. Repetir una y otra vez hasta que veamos que levanta la mirada hacia nosotros y que cuando giremos el perro gira con nosotros, es entonces cuando va entrando en el paseo y le recompensamos.

2. Quedarnos quietos si el perro nos adelanta y hay tensión en la correa. Esperamos a que se coloque a nuestro lado y reanudamos el paseo. Hay que pararse las veces que sean necesarias hasta que el perro entienda que si tira de la correa no se sigue avanzando.

3. Utilizar nuestro cuerpo colocándonos delante del perro de cara a él no dejándole avanzar hasta que se estabilice, es decir, se siente y se quede quieto utilizando para ello si es necesario la correa. Si os habéis fijado, cuando un perro quiere cortar la trayectoria de otro se coloca delante de él y no le deja avanzar.

4. Con una correa de las llamadas "de adiestramiento" con varias anillas para modificar la longitud de la misma, nos la colocamos cruzada al cuerpo con el perro enganchado al extremo. En este caso no llevamos la correa con las manos y lo que hacemos es andar cambiando constantemente de sentido haciendo que el perro no tenga otro remedio que seguirnos.

Estas técnicas se pueden combinar pero recomiendo que se utilice la que más cómoda resulte y si funciona seguir con ella.

Las sesiones de trabajo deben ser cortas pero abundantes, recompensando al perro con un MUY BIEN cada vez que no tire de la correa y acabando cada sesión con una acción positiva del perro y jugando con él para fortalecer el vínculo entre propietario y perro.

No hay excusa, se debe enseñar al perro a no tirar de la correa por una buena convivencia y por una mejor relación social del perro, y así prevenir otras malas conductas.

 

 

Fuente: dogguaubilbao y calmadogs



Videos relacionados

Ver animales en adopción

Asociación Protectora de Animais de Vilagarcía de Arousa - Tel. - Contactar Bambú cms