Le informamos que este sitio web instala cookies propias y de terceros al navegar por sus páginas con el fin de facilitar su navegación y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso e instalación. Acepto más información
Facebook

Kant

Kant Al igual que en el caso de tu tocayo filósofo, tenías un carácter inescrutable. Ponías la misma cara de víctima para pedir mimitos que después de hacer una de las tuyas, en plan “yo no fui; nadie me vio; no tenéis pruebas”. Aparte de un poco comediante, con la gente eras muy cariñoso y habrías sido un gran perro de compañía.
Ver animales en adopción

Asociación Protectora de Animais de Vilagarcía de Arousa - Tel. - Contactar Bambú cms